Cómo currarte un relato un montón de horas y fracasar

Cómo currarte un relato un montón de horas y fracasar

Vaya por delante mi simpatía hacia todo movimiento que busque la cordialidad, la igualdad y el entendimiento entre las personas. Eso lo primero.

El mes pasado escribí un relato siguiendo un proceso (que otro día contaré) que me gusta porque genera historias a base de elementos aleatorios.

Durante el proceso previo a la escritura, decidí dar a la protagonista, María, el arquetipo de Hera. Era la hermana de Zeus y la protectora del matrimonio. Estaba embarazada y la primera idea era que quisiera ser madre por encima de cualquier cosa. Después, en esta primera fase de la escritura, vi que le pegaba mejor este rol de súper esposa abnegada que salvará su matrimonio por encima de todo. Fue madre de otros dioses. Hera, no María.

Durante la historia, María se va obsesionando un poco con una infidelidad de su esposo (que no queda claro si sí o si no) hasta el punto de contactar con una bruja para que haga un amarre y el marido abandone supuestas amantes.

Cuando di a leer el relato acabado (una amiga siempre me dice que le faltan cosas, de hecho su frase es “acábalo, ¿no?”), una amiga (otra) hizo una lectura de género y me dijo que no le gustó porque mantenía el prejuicio de la típica mujer que se vuelve loca hasta que la situación no tiene vuelta atrás. María debería tener alguna patología específica y algún personaje (el antagonista) debería ayudarla, porque si no estoy contribuyendo al mantenimiento del estereotipo machista de la mujer que se vuelve loca y tal.

Entiendo que mejor que un simplista “está loca” es ponerle una enfermedad (además, la descripción de su comportamiento y sintomatología sería más creíble). Que sea la típica ama de casa, pues es que es Hera. Es su motivación. También que tenga otros puntos débiles como la falta de un antagonista más definido.

Pero más allá de opiniones, la discusión me hizo pensar en la responsabilidad que tenemos sobre lo que escribimos. ¿Soy machista si creo un personaje femenino al que se le va la pinza y acaba mal?, ¿tienen que tratar de ayudarla si la sociedad en la que se desenvuelve la historia es egoísta y nada empática?

No es una opinión de un youtuber ni de un especialista en salud mental, el contexo es el de la creación literaria. Un cuento de terror con una persona desequilibrada. Que podía ser un hombre también.

De hecho, quizá lo reescriba para que el marido efectivamente la engañe y los médicos sean poco profesionales y pasen de atenderla como merece. Pero, por favor, solo es un cuento de terror. Que nadie se crea que va más allá.

¿Eso me convierte en un machista o una persona sin valores? No lo creo. Me gusta que en mis relatos haya valores porque creo que la sociedad en la que estamos los necesita. Pero si mi personaje está desequilibrado…

Aunque a lo mejor no, quizá deberían tratarla y el cuento tener un final diferente, con moraleja y familia feliz. Aunque nos perderíamos el escalofriante final.

Yo qué sé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *