Ejercicio de guion

Ejercicio de guion

Publicar significa hacer público. Una de las formas de hacer públicos tus escritos es que se representen.

He experimentado con la idea de crear guiones de teatro y películas. Aquí iré subiendo los resultados de mis experimentos.

1. INT. AULA DE COLEGIO. TARDE.

Una PROFESORA (49) flaca, peinada con un moño y la nariz muy grande, explica, mientras escribe muy deprisa en la pizarra, una lección de matemáticas. La clase está llena de niños y niñas que atienden con atención. Excepto LUCÍA (9), con la mirada perdida, observa a través de la ventana un pequeño montículo de arena en el patio por el que miles de hormigas entran y salen formando dos filas indias.

Los ojos de LUCÍA se fijan en una HORMIGA (10 días) que transporta un trozo de hoja sobre su espalda. De repente el insecto deja la hoja en el suelo y saca una pistola de rayos láser.

HORMIGA

– ¡Poneos a cubierto! (Desde detrás del hormiguero salen unos saltamontes horribles, tres veces más grandes que cada hormiga, y las atacan. HORMIGA las defiende disparando rayos). ¡Rápido, al hormiguero! ¡Vamos, vamos! (HORMIGA gira la cabeza y mira directamente a LUCÍA). ¿No me estás escuchando?, ¿No me escuchas, LUCÍA…?

PROFESORA

– ¿No me escuchas, Lucía?

La mente de LUCÍA vuelve a la clase, donde la profesora la está reprendiendo por no atender.

PROFESORA

– Es la tercera vez esta semana que te pillo en la luna. Voy a tener que hablar otra vez con tu madre.

LUCÍA (Avergonzada)

– Lo siento.

LUCÍA vuelve a mirar por la ventana. Las hormigas siguen entrando y saliendo ordenadamente de su hormiguero.

2. INT. AUTOMÓVIL. TARDE.

LUCÍA sale del colegio leyendo un libro sobre zombies. Algunas compañeras se despiden de ella, pero va absorta y las ignora. Frente al colegio la está esperando su MADRE (46) en el coche. Está molesta porque la PROFESORA ya le ha contado su falta de atención en clase. LUCÍA sube al coche, en el asiento trasero. Mientras se pone el cinturón, MADRE la regaña mirándola por el retrovisor.

MADRE

– Tu profesora me ha llamado. Otra vez. (LUCÍA no responde. MADRE arranca el coche). No puedes ser tan dispersa, hija. Tienes que prestar más atención en clase.

MADRE detiene el auto en un semáforo en rojo. LUCÍA levanta la vista y mira a través de la ventanilla. Una señora y un pequeño perrito acaban de cruzar. La señora mira a LUCÍA y se convierte en una bruja. El perrito se vuelve negro y le salen colmillos y alas de murciélago en la espalda.

MADRE

– ¿Me estás oyendo? (LUCÍA mira a su madre, sin contestar). Desde luego nunca haces caso a nadie. ¡Pues estás castigada toda la semana sin televisión! ¡Y sin esas películas de monstruos que tanto te gustan!

LUCÍA

– ¡Pero mamá!

MADRE

– ¡Ni peros ni peras!

El semáforo cambia a verde y el auto arranca. Lo vemos alejarse por la carretera. La calle se llena de personas: hombres y mujeres adultos, ancianos y ancianas, niños y niñas, y todos se transforman en monstruos, zombies y vampiros que alcanzan al coche y vuelan y bailan a su alrededor mientras cantan.

CANCIÓN y TÍTULOS DE CRÉDITO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable HIPÓLITO QUINTANA.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Interdominios.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.