Suma de microcuentos

Suma de microcuentos

Es una técnica para escribir cuentos que se me ha ocurrido, similar a la que utilizan los escritores de mapa, que me ha servido para escribir un cuento de casi 3500 palabras en un día, que para un perezoso como yo no está mal. No solo por la cantidad de palabras, sino también porque lo he acabado. Es decir, me ha ayudado a escribir un relato y terminarlo desde cero, con su trama y sus personajes, en dos ratos de trabajo y un café.

Sumando microcuentos en cinco pasos

  1. Escribe varios microcuentos relativos a un mismo tema. Obviamente, deben ser muy breves: dos o tres líneas, cuarenta palabras, cincuenta… no mucho. En mi caso, escribí 6+1 microcuentos de terror en dos lineas en lo que me tomaba un café con leche y leía algunos blogs sobre el tema. Lo he probado con la temática del terror pero es igual de útil si escribes humor, romance…
  2. Déjalos reposar unos días. Luego selecciona algunos de ellos, los que más te gusten. Cuantos más elijas, más extensa te saldrá la historia que vas a escribir. Porque cada microcuento será una escena o parte de ella y te ayudará un montón a que la historia avance. En mi caso elegí cuatro.
  3. Escríbelos en tu cuaderno o en tu pc, ordenándolos de manera que las acciones puedan tener un sentido. Seguro que no va a haber coherencia en muchas cosas: en un cuento puede que el protagonista sea un viejo y en otro una niña repelente. Pero eso ahora nos da igual. Lo que buscamos son las acciones, hechos que puedan ser causas y efectos unos de otros. Une esas posibles escenas que van sucediendo durante la historia con mucha imaginación.
  4. Ahora sí, desarrolla cada escena y da coherencia a lo que tienes sobre el papel. Si eres escritor de mapa será lo más fácil. En mi caso, ordené los cuatro, dejando un espacio entre ellos, y desarrollé cada escena / microrrelato. No te pongas límite. Si la historia necesita más personajes, escenarios, un loro, un pirata cojo… créalos. Siempre vas a tener una dirección hacia donde dirigirte, que es el microcuento siguiente. Un truco que usé en esta fase fue escribir los desarrollos con un color de fuente distinto, me ayudaba a ver cuánto me iba ocupando cada escena para que no se descompensaran demasiado.
  5. Último punto: revisa lo escrito. Seguramente todavía tendrás que ir cambiando algo más sobre la marcha para que toda la historia se cohesione. Por ejemplo, mi personaje salía por la mañana de la pensión en la que había alquilado una habitación y al día siguiente, una página después, recibía una llamada de teléfono en su casa. ¿Se había comprado un piso durante el día? No. ¿Tenía que seguir trabajando el texto? Obviamente, sí.

Conclusiones

Lo que me gusta de este método de escritura es que te permite empezar y acabar el texto en muy poco tiempo, ya te digo que mi cuento de 3500 palabras, unas siete páginas en word, lo he escrito de principio a fin en un rato. Y recalco: ACABARLO. Para mí ha sido muy fácil una vez que tenía los microrrelatos, ha sido lo mejor porque, ¿cuántas historias tenemos en el cajón a medio terminar?

Lo peor podría ser la dificultad para cohesionar los microrrelatos, aunque se reduce si todos tienen una temática o género en común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable HIPÓLITO QUINTANA.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Interdominios.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.